Tal vez la historia de nuestros éxitos sea también la historia de nuestros miedos. Cada época tuvo que enfrentar sus desafíos, y cada uno de ellos representaba lo que las distintas generaciones debían superar…o no.

Al ser contemporáneos de nuestros miedos, los que nos involucran a todos, tendemos a pensar que nunca antes habrá existido un obstáculo tan grande a vencer, y del cual salir victorioso, por supuesto. Pero me atrevo a imaginar que también las personas que nos precedieron pensaron lo mismo de sus obstáculos.

Hoy somos el resultado de las superaciones anteriores, de los miedos vencidos de otras generaciones, y a la vez nos planteamos nuestros propios “monstruos”, aquellos que nos van a detener o nos van a dejar avanzar.

Pero, ¿nos atrevemos a mirar a la cara a esos monstruos? Sabemos de sus presencias, pero ¿conocemos sus rostros? ¿Nos planteamos cuáles son los miedos que nos subyacen y nos mueven?

Como historia personal, de vida, aprendí a identificarlos para no quedar paralizada, una estrategia bastante liberadora a fin de que los miedos desconocidos que nos habitan no sean los que nos mueven, los que nos hacen actuar o no actuar.

Y como de hacer se trata, en un mundo sumamente cambiante, lo mejor sería derrotar al monstruo interno, cualquiera sea su rostro.

La Educación, hace unos meses,  nos enfrentó con una situación impensada, difícil de enmarcar, extraña y peligrosa. En poco tiempo la palabra pandemia pasó a instalarse en nuestras vidas y en los hábitos que las rigen. Esa misma situación nos desafía hoy a considerar que en algún momento tendremos que volver a las aulas, a la presencialidad, de a poco, con recaudos, con cambios, con paciencia, con análisis exhaustivos a cada paso.

Lógicamente nuestros miedos guardados, de los que tal vez no sabemos, empiezan a manifestarse, a ocupar un lugar, no será fácil volver sin temores (inclusive espantos).

¿Y entonces?

Nuevamente otra estrategia de vida aprendida se me ocurre: hablar, hablar de nuestros miedos, tal vez entre todos podamos pensar la manera más segura y responsable para volver.

Deja tu comentario